Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio y generar estadísticas de uso.
Al continuar con la navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.

Productos biodegradables: hechos a partir de materiales orgánicos

Productos biodegradables: hechos a partir de materiales orgánicos

Es un hecho que gracias al auge del reciclaje cada vez tendemos más a utilizar productos y materiales menos contaminantes. Poco a poco los vamos teniendo más a mano y en la gran mayoría de los casos (y para aquellas personas que se lo puedan permitir) no nos importa si su precio es ligeramente superior frente a otro producto que percibimos como peor para el medioambiente. Y es aquí donde entran en juego los productos biodegradables. Pero, ¿sabemos identificar un producto biodegradable? Vamos un poco más al fondo de la cuestión. 

¿Qué significa biodegradable?

En el diccionario de la RAE nos dicen lo siguiente: “Dicho de una sustancia: que puede ser degradada por acción biológica”. Básicamente podemos deducir que un producto biodegradable se degrada en condiciones ambientales por medio de un organismo biológico como puedan ser el sol, la lluvia o por otros microorganismos vivos como bacterias u hongos. ¿Quiere decir esto que todo es biodegradable? Teóricamente sí, aunque los 4000 años que tarda en biodegradarse una botella de vidrio por ejemplo difícilmente nos va a permitir comprobarlo empíricamente. Es de hecho, su resistencia lo que le otorga sus mil vidas y por lo que el reciclaje es óptimo. Por ello cuando hablamos de materiales biodegradables en realidad nos referimos a aquellos que sufren este proceso en un corto periodo de tiempo. En general, los productos que cumplen estas características son materiales orgánicos.

Afortunadamente muchos fabricantes han apostado por introducir materiales orgánicos en el proceso de fabricación de forma que tengamos como resultado productos finales para el uso común utensilios biodegradables que de otro modo con total seguridad estarían fabricados de plástico. Son muy buenas alternativas a otros materiales más contaminantes y sin un proceso de reciclaje, estarían en nuestro entorno durante muchos años.

Seguro que mientras lees este artículo ya se te han pasado por la cabeza varios ejemplos de este tipo de productos, ¿verdad? Si no es así, te gustará saber que la gran mayoría de supermercados han incluido recientemente bolsas de plástico biodegradables para sustituir a las típicas bolsas de plástico fino para su sección de frutas y verduras a granel. Estas bolsas biodegradables están fabricadas de materiales naturales de base vegetal como la soja o la fécula de patata y se pueden tirar sin ningún problema al contenedor orgánico junto con los deshechos de las frutas o las cáscaras de huevos. ¿Todavía se te hace cuesta arriba reciclar? Aquí te damos unas cuantas ideas para reciclar.

Proyecto innovador YPACK: envases biodegradables para alimentos