Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio y generar estadísticas de uso.
Al continuar con la navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.

logo ecovidrio | reciclaje de envases de vidrio

Sembrando el cambio: de la huerta a la magia del bosque

Guadalajara

Nombre del creador:
Sembrando el cambio/IES Aguas Vivas/
Temática:
huertos urbanos, educación medioambiental, cambio climático
54 apoyos

Resumen de la iniciativa:

Somos el primer centro educativo de toda España que ha creado un bosque comestible en su patio, donde antes sólo había suelo compactado y yermo. Necesitamos vuestro apoyo para seguir manteniendo nuestro bosque hasta que pasen 5 años y el ecosistema se estabilice.  Crearlo no fue algo sencillo, y mantenerlo en estos primeros años tampoco lo será.  Este es un movimiento que se está ya en marcha en todo el planeta, crear espacios educativos conectados con la naturaleza.

Os contamos un poco más de nuestro proyecto: La comunidad educativa del IES Aguas Vivas a partir de la observación del deterioro de los espacios comunes, la falta de contacto del alumnado con el medio natural y la necesidad de cuidado de nuestro planeta, se planteó un proyecto global crear un bosque productivo y comestible en el patio con su huerto ecológico,  en más de 4.000 metros cuadrados de terreno que rodean al instituto. Un bosque productivo y comestible es un sistema agroforestal biodiverso, permanente, sostenible y productivo, con una doble implicación: Educativa (Modelo didáctico vivo e interactivo, aula al aire libre, genera recursos valorizables a través de proyectos de emprendimiento, ....) y  Saludable para las personas y para el medio ambiente (Sumidero de carbono, genera productos comestibles sin residuos, sin huella de carbono y de kilómetro 0, amortigua las temperaturas de las ciudades, uso sostenible del agua...)

Una AMPA, 400 alumnas y alumnos, 40 profesores, familias, Jubilados, personas anónimas  y sobre todo los padres del bosque Violeta Benítez, Jonathan Caravaca y Rumen Martín voluntarios de la Asociación la Emboscada, que han cooperado en la planificación, ejecución y evaluación del bosque. Gracias a ellos hemos hecho posible este gran sueño, crear un bosque productivo en marzo de 2020.  La pandemia nos pilló por sorpresa, aunque gracias al empeño y motivación de varias personas pudimos terminarlo en el verano.

 

Haz login para escribir algo al organizador