Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio y generar estadísticas de uso.
Al continuar con la navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.

logo ecovidrio | reciclaje de envases de vidrio
45 apoyos

Resumen de la iniciativa:

Descontaminar los fondos del mar litorales de este metal pesado contaminante y tóxico, mediante la recogida selectiva.
Recogida de plomos, sedal y basura proveniente de los pescadores deportivos y profesionales de los fondos del mar, donde yacen de por vida.
La Asociación Hippocampus es una organización sin ánimo de lucro que viene trabajando, de manera voluntaria, en el estudio y recuperación de las poblaciones de caballito de mar del Mar Menor (Hippocampus guttulatus) desde 2007, en la Región de Murcia, en España.

Los censos poblacionales que realizan los voluntarios de la Asociación se usa la escafandra autónoma, siendo en la mayoría buceadores deportivos experimentados.

Durante todos estos años, se han muestreado varios miles de metros cuadrados de superficie sumergida de fondos en la laguna del Mar Menor y otros lugares del litoral mediterráneo de Murcia, lo que ha proporcionado un conocimiento de los fondos marinos y del estado en que se encuentran, situación y evolución.

Las numerosas inmersiones realizadas en ámbito voluntario, algunas de carácter deportivo y otras de forma semi-profesional, dan la experiencia y conocimiento necesarios para extrapolar y proponer nuevas acciones de cara a conservación y gestión del medio marino.

Una de estas observaciones, está relacionada con la cantidad de residuos sólidos urbanos existentes en los fondos marinos, en este caso en el Mar Mediterráneo.

Este ha sido uno de los motivos por lo que nace en 2017 el Proyecto Plumbum®, que se centra en el problema de los metales pesado como materiales valiosos recuperables:

“El plomo que se usa para la pesca deportiva y profesional”, debido a que la única forma de recoger este metal pesado, contaminante y tóxico es haciéndolo a mano y mediante el buceo.

teniendo tres pilares fundamentales como objetivos:

a) Contribuir a la retirada de plomo de los fondos marinos, mermando el daño ambiental en pro de la biodiversidad y el estado de salud de los mares.
(Reducción del Impacto Ambiental).

b) Promover la recuperación y re-manufacturación de plomos y plomadas con material recuperado, reincorporándolo de nuevo al ciclo de producción.
(Fomento de la Economía Circular).

c) Mostrar un ejemplo de la responsabilidad social corporativa y ambiental de las empresas y organismos que apoyan la mejora de los fondos marinos y al mismo tiempo aportan para las acciones de conservación de la biodiversidad marina apoyando a una organización sin ánimo de lucro
(Responsabilidad Social Corporativa/ Empresarial).

Químicamente, el plomo tiene una propiedad como agente tóxico. En los humanos, produce una enfermedad denominada saturnismo. La intoxicación por plomo en los animales se conoce con el nombre de plumbismo y es debida a las exposiciones durante las emisiones de los desperdicios de las minas de plomo, contaminación industrial, plomos de pesca, pinturas, patentes y tintes, etc. que se vierten al agua, e incluso de las emisiones de los coches.

En los vertebrados y principalmente en el grupo de las aves, se han llevado estudios sobre la intoxicación por plomo, por la ingesta de perdigones diseminados en áreas naturales donde se realizan actividades cinegéticas, con resultados hasta de toneladas de este material, tras las temporadas de caza.

La amenaza y el peligro potencial de la ingesta de plomo, no solo en bosques, zonas húmedas o litorales, no solo se limita a las aves, incide en la cadena trófica y en el ecosistema y puede tener graves y amplios efectos acumulativos y puntuales.

En el caso de los peces, ya se han encontrado trazas y presencia de metales pesados como cadmio, mercurio y plomo en peces demersales comerciales, que habitan cerca del fondo del mar, tales como congrios Conger conger, rascasas Scorpaenas, salmonetes de roca Mullus surmuletus, entre muchos otros.

La disminución de la presencia de plomo en ambientes naturales, por tanto, debe ser una prioridad, dadas la capacidad acumulativa en las cadenas tróficas y una de las posibles manera de incidir en esta dirección es reducir al máxima su disponibilidad en zonas boscosas, lacustres y litorales.

La Asociación Hippocampus estima, que un solo buzo podría recolectar sin mayores esfuerzos al menos, 10 kilos de plomo al año. Cerca de 48.000 buzos visitan nuestra Región anualmente, en más de 120 empresas asociadas con esta actividad.

Extrapolando estos datos a un nivel nacional, evidentemente las cifras puedan llegar a alcanzar valores muy considerables y aún más si este proyecto se extiende a nivel global.

En los dos primeros años, en el Proyecto Plumbum®, hemos sido capaz de recoger de los fondos marinos cerca de 12.000 piezas de plomo, con un peso aproximado a una tonelada, junto con otros residuos relacionados con actividades de pesca y turismo, implicando en estas acciones a más de 800 personas voluntarias.

Son varias líneas de trabajo que se llevan a cabo, realizamos campañas, tanto de trabajo de campo, como de educación ambiental.

Tenemos una red de contenedores distribuidas donde los buzos pueden depositar sus capturas para luego ser recogidas y llevadas al centro de reciclaje.

Haz login para escribir algo al organizador