Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio y generar estadísticas de uso.
Al continuar con la navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.

¿Qué es la pobreza energética?

¿Qué es la pobreza energética?

Energías renovables 18 / 03 / 2021

La pobreza energética implica una imposibilidad de hacer frente al coste de la energía de un hogar para cubrir las necesidades más básicas o tener que dedicar una parte excesiva de los ingresos para poder cubrirlas. Aunque en una primera definición a principios de los años 90 del siglo pasado se hacía referencia fundamentalmente a no poder mantener una temperatura confortable en una vivienda, poco a poco se fueron ampliando los escenarios que contemplan el estar en una situación de pobreza energética.

De esta forma el no tener acceso a otros servicios que dependen de la energía como puedan ser la iluminación, el agua caliente o electrodomésticos básicos de una cocina también se encuentran actualmente dentro del paraguas de esta problemática. Por muy imprescindibles que puedan parecer a priori, no estarían incluidos de momento servicios de internet o telefonía, combustible para vehículos o prácticamente ningún consumo energético que vaya más allá del uso estipulado para una vivienda.

Si hablamos en términos globales, de los 7700 millones de personas que habitan el planeta, más de la mitad (unos 3900 millones) están afectados por la pobreza energética. De ellos, en torno a 1000 millones viven sin acceso a electricidad y aproximadamente 2500 millones utilizan leña u otros combustibles similares para calentarse o cocinar, con la contaminación y los riesgos para la salud que ello supone. Además, supone un agravante en la brecha de género, porque quienes más sufren este tipo de pobreza son mujeres mayores, familias monomarentales, personas desempleadas y analfabetas. En general, la población femenina global es la más afectada por las desigualdades y el cambio climático.

Situación en España

En España, con el contexto de un país europeo del primer mundo, se estima que más de 2 millones de personas están en una situación de vulnerabilidad energética, ya sea por no poder pagar la factura de la luz o gas o por destinar una gran parte de sus ingresos a ello.

En los últimos diez años, la pobreza energética no ha parado de aumentar en los hogares con rentas menores. Además, España tiene una factura de energía doméstica bastante cara en relación al poder adquisitivo, lo que favorece el aumento las desigualdades de toda índole.

Causas de la pobreza energética

Pero ¿por qué en una sociedad con todos los avances de los que disfrutamos sigue habiendo el problema de la pobreza energética?

Las causas de la pobreza energética son fundamentalmente económicas, ya sea por bajos ingresos o por precios abusivos o que no se corresponden con el nivel de vida de una parte de la población de una zona. Pero también pueden existir otras razones como un mal uso de los recursos energéticos por malos hábitos de consumo o un gasto por encima del necesario a causa de una baja eficiencia energética de los hogares.

El Gobierno Vasco ya definió las principales causas y estableció las medidas para la reducción de la pobreza energética en función de ellas. Para subsanar el problema de bajos ingresos, proponen tarifas sociales y ayudas económicas directas; ante los malos hábitos, información para mejorar el comportamiento consumidor de energía defendiendo el derecho a conocer nuestros datos de consumo, a poder comprar la energía con criterio y a mejorar nuestros hábitos de consumo; contra la ineficiencia de las edificaciones, el fomento del autoconsumo y de la eficiencia energética siempre con más información, mejoras en el edificio e instalaciones, renovación de electrodomésticos y equipos y la más complicada de subsanar, el modelo energético no sostenible en el que vivimos. Para ello, animan a que se creen iniciativas colectivas que favorezcan el tránsito a otro modelo energético (¿Tienes una en mente? Apúntate) así como las cooperativas energéticas.

Ninguna de las medidas que proponen es fácil de llevar a cabo ni de la noche a la mañana, pero vamos a tener la vista larga nosotros que tenemos los pies calientes para procurar que todos los demás también lo consigan con medidas a largo plazo y gran escala para combatir la pobreza energética.

Medidas a largo plazo para combatir la pobreza energética

Nuestras aliadas en este aspecto sin duda van a ser las energías renovables. No podemos luchar contra la pobreza energética con un modelo anticuado y en un planeta que se agota.

energías renovables eólica

El problema de todo lo nuevo y de los cambios es que requiere inversión, pero estaremos matando dos pájaros de un tiro. Descarbonizar el planeta y acercar energía a quién lo necesite.

Es imperativo que los estados apuesten por ello y que las distribuidoras energéticas dejen de ver la electricidad verde como un bien de lujo o de moda para unos pocos privilegiados. Aquí el fomento del autoconsumo y del almacenaje de la energía producida es la clave, así como más empuje y financiación a investigación en eficiencia de renovables. Esperemos, por el bien de todos, que lo veamos pronto.

Y mientras esto se pone en marcha, existen ejemplos de viviendas colaborativas construidos sobre los pilares de la sostenibilidad ambiental y de la vida: un edificio con producción de energía propia y muy baja demanda energética, así como una comunidad basada en el apoyo mutuo. Se trata de Las Carolinas, un proyecto de entrepatios que consiste en 17 viviendas habitadas por 32 personas adultas y 20 niñas y niños. El edificio, construido por la cooperativa que lo conforma, cuenta con un patio interior, un pequeño espacio de vegetación en el ático, una lavandería común y el parking para 67 bicicletas. Han certificado el proyecto con el ECOMETRO, una certificación que valora el impacto del edificio en todo el ciclo de vida y calcula la huella de carbono del edificio. Esta certificación sirve de guía para conseguir una casa ecológica. También han tratado de incluir ideas del riguroso estándar alemán Passivhaus.

Con esa y otras muchas adaptaciones, han conseguido un edificio en el que usar la calefacción es anecdótico, produce su propia energía y la utiliza sabiamente.

¿No te gustaría vivir en una casa así? ¿Incluirás el aprovechamiento energético en tus parámetros la próxima vez que compres un electrodoméstico o una casa? Te animamos a que así sea, por el bien de todos.

Haz login para comentar en esta noticia

Noticias relacionadas