Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio y generar estadísticas de uso.
Al continuar con la navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.

logo ecovidrio | reciclaje de envases de vidrio
Bioconstrucción: las mejores casas son ecológicas

Bioconstrucción: las mejores casas son ecológicas

Cambio climático 21 / 05 / 2021

Hogar, dulce hogar. Pero ¿a qué nos referimos? ¿A la tierra? ¿A nuestra casa? No debería haber mucha diferencia.

La ecología y la perspectiva de cuidado al medioambiente puede (y debe) afectar a todas las facetas de la vida. A fin de cuentas, como dicen muchos eslóganes, no existe un planeta B. Por eso, los Ecólatras estamos siempre pendientes de cada cosa que podamos hacer para que nuestro paso por la Tierra deje la menor huella posible. Así que, bajo esta premisa, si tenemos conciencia medioambiental al hacer la compra, al alimentarnos o al viajar, ¿por qué no tenerla también a la hora de elegir o construir una vivienda? Pues sí, se puede buscar la sostenibilidad también en el terreno de la construcción y la arquitectura. Y hay varias fórmulas para dar con ello, desde la bioconstrucción a la arquitectura bioclimática.

 

 ¿Qué es la bioconstruccion?

La bioconstrucción es uno de esos términos que hoy en día tiene sentido explicar, pero que hasta la Revolución Industrial era la forma más habitual de construir cualquier edificación. Se trata del proceso de edificación primando el uso de materiales que tengan un bajo impacto ambiental. Esto se puede lograr utilizando productos cuya explotación sea simple y no suponga técnicas muy agresivas para el medioambiente ni para las personas y también por medio de elementos o materiales reciclados y reciclables. Se priman fundamentalmente piedras, cerámicas, barros, maderas e incluso paja. Siempre de cercanía y a poder ser con alguna certificación forestal como FSC. Como comentábamos al principio, la bioconstrucción es aplicar los fundamentos de la ecología para desarrollar casas sostenibles que sean mejores para nosotros y para el planeta.

La elección de los materiales, aunque es uno de los principios básicos, es solo una parte de la bioconstrucción. También es importante dónde se ubica la edificación y cómo se integra en el entorno. Aquí afectará sobre todo la morfología del terreno y también las construcciones que ya existan en la zona para que haya la mayor armonía posible. Y un punto clave para las eco casas es la orientación de las edificaciones y la distribución de los espacios dentro. Esto es lo que se conoce como arquitectura bioclimática, donde se busca aprovecharse de los recursos naturales para reducir el gasto energético lo máximo posible. De este modo con algunos trucos a la hora de orientar una vivienda y al optimizar su distribución es posible construir y desarrollar edificios y viviendas responsables con el medioambiente.

ventanas | orientación y distribución sostenible

Para ello es importante la orientación para aprovechar las horas de luz natural y el calor del sol, con lo que se reducirá la calefacción y la necesidad de encender las luces durante la mayor parte del día. De este modo donde más luz y calor se necesite se deberá orientar al sur y las zonas de poco uso como escaleras o pasillos o un garaje tendrán disposición norte. Otra cosa que se mira es la disposición de las ventanas para una mayor optimización de la ventilación, sobre todo en zonas húmedas y cálidas. Y no solo por su distribución, las ventanas son un punto clave a la hora de construir con una perspectiva bioclimática, ya que un buen aislamiento para no perder calor en invierno o frío en verano es fundamental. También se puede recurrir a otros aislantes naturales para el exterior como plantas trepadoras o enredaderas que pueden reducir mucho la temperatura de las fachadas en verano.

Otros elementos estructurales como el grosor de los muros o los techos son claves y deben estar adaptados siempre a las condiciones climáticas de la zona en la que se vaya a construir. No es lo mismo un techo inclinado para zonas donde llueve mucho o incluso nieva y no se debe acumular que techos rasos en zonas de calor. Siguiendo todas estas premisas el ahorro energético a la larga puede ser muy notable. Incluso combinado con paneles solares u otros elementos de energía renovables se puede llegar a tener casas ecológicas autosuficientes.

 

Cómo hacer tu casa más eco

Pero no todos tenemos la posibilidad de construir una casa o acceder a una con estas características, pero sí podemos acercarnos con los medios que tengamos a nuestra disposición a una casa eco friendly.

Para conseguir una casa sostenible podemos pensar en pequeños cambios que a la larga supongan una gran mejora para el planeta, por ejemplo este fregadero ecológico que ahorra agua que está entre nuestras iniciativas. ¿Se te ocurre algún ecoinvento? Crea tu iniciativa para conseguir apoyos y llevarlo a cabo.  

grifo de agua | Controlar un recurso valioso

El agua es capital si hablamos de ecología y sostenibilidad. Un recurso tan escaso como valioso merece toda nuestra atención. Podemos colocar sistemas de restricción del caudal de agua en los grifos y en la ducha, el truco de la botella de agua en la cisterna que tantas veces hemos oído y por supuesto sanitarios con doble botón de evacuación.

Aprovecha el calor (y el frio). En España es típico tener persianas en todas y cada una de nuestras ventanas, ¡usémoslas! Si en invierno las bajas en las horas de oscuridad y frío, tú casa estará más aislada del exterior y más caliente con menos calefacción. Y en verano, justo al revés, bájalas en las horas de más calor para que tu casa no se caliente como un horno y abre al anochecer para que corra el frescor y la brisa. Menos aire acondicionado y más ventiladores.

Elige electrodomésticos con etiqueta energética. La etiqueta energética clasifica el rendimiento del aparato en siete letras que van de la A a la G. Los electrodomésticos de clase A son los más eficientes y los de clase G, los menos. Tenemos que lavar, queremos hornear, pero no a costa del planeta. Además ahorrarás en tu factura, dinero que puedes invertir la próxima vez que haya que cambiar las ventanas a unas de doble cristal para que sean más aislantes. Cuánto más eco eres, más fácil es seguir siéndolo.

Si hablamos de pequeñas obras o arreglos, atención a la pintura. Existen opciones naturales y no tóxicas hechas con agua, yeso, cal y arcillas. Huelen mucho menos y son menos agresivas con el medioambiente.

Tu casa, tu hogar, tu choza, tu vivienda, tu morada: ese espacio también puede ser ecólatra.

Haz login para comentar en esta noticia

Noticias relacionadas